INVERTEBRADOS
INICIO
CNIDARIOS

Las anémonas, medusas (aguavivas), corales y gorgonias son formas animales que se caracterizan por poseer células urticantes especiales (nematocistos) que utilizan para capturar alimento o como arma de defensa . El cuerpo es simétrico, con una cavidad gastrovascular central que se comunica con el exterior por una sola abertura que funciona como boca y ano. Esta abertura central esta rodeada de tentáculos portadores de nematocistos.

Podemos encontrar a los cnidarios con dos tipos morfológicos y formas de vida completamente diferentes: el pólipo, que vive fijo al sustrato, y la medusa, adaptada a la vida pelágica o de aguas abiertas. El pólipo es cilíndrico, con la boca y los tentáculos hacia arriba y en muchas especies con un esqueleto rígido. La medusa se caracteriza por tener forma de paraguas o campana y la boca en la parte inferior. Los tentáculos cuelgan del margen de la campana. El pólipo y medusa pueden producirse en una misma especie por alternancia de generaciones (una forma asexuada, el pólipo, y otra sexuada, la medusa). En otras, una de las fases predomina, característica que, junto a diferencias anatómicas y morfológicas, se utiliza para distinguir tres clases de cnidarios:

Phylum Cnidaria    
Clase Scyphozoa
Son las grandes y verdaderas medusas que aparecen de forma estacional transportadas por las corrientes. Se conoce muy poco sobre la vida de estos animales que poseen un limitado poder de desplazamiento y que se observan de manera individual o bien en grandes cantidades.

Clase Hydrozoa

Especies con fase medusoide aunque predomina la fase de pólipo. Generalmente los pólipos son coloniales y erectos, conectados entre si, con forma de pequeñas ramitas emplumadas que a simple vista podríamos confundir con un alga, pero si los observamos detalladamente veremos las estructuras donde se alojan los pólipos. La mayor parte de las especies son de pequeño tamaño (1-5 cm) y unas pocas de porte algo mayor, hasta de 25-30 cm.

 


Dentro de este grupo, la carabela portuguesa (Physalia physalis) y el velero (Velella sp), son casos especiales de pólipos coloniales no sésiles. Su forma de vida se asemeja a las medusas pero en realidad es una colonia de pólipos transportada por un flotador (pneumatóforo)

Clase Anthozoa Están representados por pólipos solitarios o en disposición colonial, sin fase medusoide. El pólipo de muchas especies construye una estructura consistente donde se aloja. El esqueleto puede ser calcáreo o bien córneo. Agrupa formas muy conocidas, entre ellos las anémonas (pólipo solitario desprovisto de esqueleto), las gorgonias y los corales (pólipos coloniales con esqueleto).

Los zoólogos distinguen dos tipos de antozoos según el numero de tentáculos y el numero de tabiques en la cavidad gastrovascular de los pólipos: Los OCTOCORALES incluyen formas coloniales con pólipos conectados entre si y ocho tentáculos. Algunas especies son muy conocidas, como los Gorgonaceos, de aspecto arborescente con un eje central córneo y espiculas calcáreas en la capa externa. Los pequeños pólipos, sin diferenciacion entre ellos, se distribuyen por las ramificaciones. Otros, como el coral rojo y los Alcyonaceos o manos de muerto.

Los HEXACORALES se caracterizan por que los pólipos presentan 6 tentáculos o múltiplo de 6, generalmente numerosos. Agrupa a formas coloniales y solitarias.



mucho más en: Corales de las Islas Canarias. A. Brito & O. Ocaña. Ed. Lemus. 2005

© WWW.CANARIASCONSERVACION.ORG

Los derechos de los textos y fotografías de estas páginas pertenecen a los autores de las mismas.
Se autoriza su reproducción
para fines no comerciales citando la fuente www.canariasconservacion.org