TORTUGAS MARINAS EN CANARIAS
 
Inicio
Tortuga boba
Caretta caretta
Tortuga verde
Chelonia mydas
Tortuga carey
Eretmochelys imbricata
Tortuga laúd
Dermochelys coriacea
Tortuga olivacea
Lepidochelys olivacea
Tortuga lora
Lepidochelys kempii

Tortuga carey
Eretmochelys imbricata (Linnaeus, 1766).

Descripción: La longitud de caparazón de los animales adultos se halla comprendida entre los 0,5 y los 1,07 m con un peso máximo de 127 Kg. El caparazón es bajo y de forma oval, con escudos imbricados. Posee 4 pares de escudos costales. El plastrón tiene 2 crestas que divide éste en 3 partes. El color del caparazón es pardo en los juveniles y se hace más complejo en los adultos, con dibujos radiales que dan lugar a diseños que varían de un animal a otro. El plastrón es amarillo anaranjado. La cabeza es estrecha y afilada.

Biología y ecología: La alimentación se basa en una dieta de esponjas incrustantes, aunque algunos ejemplares pueden consumir de forma secundaria otros invertebrados marinos. La cópula tiene lugar en la costa. La hembra suele desovar en playas recónditas y lo hace hasta en 4 ocasiones por temporada, llegando a poner hasta 160 huevos cada vez.

Eretmochelys imbricata Distribución: La tortuga carey se distribuye por todas las aguas tropicales, habitando las zonas costeras poco profundas y mostrando una especial querencia por los arrecifes de coral. Parece que los juveniles pasan los primeros momentos de su vida al refugio entre las agregaciones de sargazos a la deriva.

En Canarias se han recuperado ejemplares juveniles.
www.canariasconservacion.org

 

© M.Carrillo 2013