TORTUGAS MARINAS EN CANARIAS
     
Inicio
Tortuga boba
Caretta caretta
Tortuga verde
Chelonia mydas
Tortuga carey
Eretmochelys imbricata
Tortuga laúd
Dermochelys coriacea
Tortuga olivacea
Lepidochelys olivacea
Tortuga lora
Lepidochelys kempii

Tortuga laúd
Dermochelys coriacea (Vandelli, 1761)

Identificación: y singular por varios motivos. No posee un caparazón con placas óseas, como el resto de las tortugas marinas, sino de pequeños huesos de contornos irregulares ensamblados entre sí como las piezas de un puzzle. Estos osículos están cubiertos, no por escudos córneos como el caparazón del resto de las especies, sino por piel sobre la que destacan 7 crestas óseas que lo recorren longitudinalmente.

La coloración es negra uniforme salpicada de manchas claras y tonos naranja en la cabeza. Las aletas pectorales son muy largas y con muy pocas escamas en los juveniles. La cabeza posee una boca en forma de W. Es la mayor de las tortugas marinas, puede llegar a pesar 600 kg y el caparazón medir hasta 2 metros. La longitud media de los ejemplares adultos gira en torno a 1,6 m.

Ecología y biología: se alimenta casi exclusivamente de medusas que puede capturar hasta los 1.000 metros de profundidad. Muestra una tasa de crecimiento muy rápida para un animal que consume presas tan poco nutritivas.

Distribución: Se distribuye mundialmente y su existencia es estrictamente oceánica salvo cuando las hembras se acercan a la playa para desovar. Las zonas de reproducción se localizan en las playas tropicales a ambos márgenes del Atlántico y la nidificación tiene lugar entre los meses de otoño e invierno.

Su presencia en Canarias es relativamente común, sobre todo en los años que abundan las medusas, y existen casos documentados de nidificación en la isla de Fuerteventura.

Tortugas marinas en Canarias
www.canariasconservacion.org


Tortuga laúd en aguas de Gran Canaria
Foto:© V. Morales
 
imágen enviada por nuestro amigo, el patrón Sacha Levy. 2014

2015© www.canariasconservacion.org